Escuelita La Casa del Mar

Es un espacio para niños y niñas desde los dos hasta los seis años. Un lugar de relación y crecimiento. La continuidad de la crianza familiar.

Partimos de la confianza en que los niños y las niñas tienen la capacidad de elegir el mejor camino para desarrollar su potencial. Por ello, queremos fomentar que se mantengan conectadas y conectados en su interior.

Ambiente preparado y relajado

El espacio está preparado para cubrir las necesidades de los niños y las niñas, para permitir que sean ellos quienes decidan lo que más les conviene, con predominio de materiales no estructurados y elementos naturales.

La Casa del Mar cuenta con un espacio interior adaptado a los niños y niñas con juegos y materiales principalmente reciclados y naturales. Es una casita con cocina, baño y dos habitaciones, “espacio de la Paz” y “espacio de la Creatividad”.

El espacio exterior consta de un patio, un terreno con árboles y espacio para jugar y desarrollar las actividades. Este espacio consta de un arenero, un huerto ecológico y estructuras de troncos seguras para el juego y disfrute de las niñas y niños. Además, nuestro espacio se encuentra a dos minutos de la playa de Punta Paloma, nos envuelve un entorno natural especial, haciendo propicio un ambiente relajado y armónico.

“El amor es omnipresente allí donde hay vida”

Rebeca Wild

Nuestros pilares

La educación irá dirigida al cuerpo, a la mente, a las emociones y al espíritu, una mirada holística. Los cuatro pilares donde se asienta nuestra mirada educativa; el amor, la libertad, el respeto y la autorregulación son fundamentales para el desarrollo integral de los niños y niñas.

Estos pilares son la base desde donde partimos, desde donde comenzamos a caminar, crecer, aprender. En este sentido, es muy importante tener en cuenta que el desarrollo de estos valores tiene que darse conjuntamente, ya que cada uno se complementa con el otro. No puede haber libertad sin respeto, o amor sin libertad.

Amor

El amor incondicional a las personas, a la naturaleza, a la vida, a nuestro propio ser. Acompañamos desde el amor, la ternura, el cariño. Amar es aceptar a las personas tal como son, con sus propias características individuales que las hacen seres únicos y valiosos.

Libertad

Consideramos que la libertad es un derecho intrínseco al ser humano y por ello una de las bases de nuestra línea educativa. Entendemos que la libertad es la posibilidad que tiene una persona de ser ella misma, de poder elegir entre diferentes opciones y de actuar de una manera u otra.

Respeto

Respeto a los demás, al entorno, a la naturaleza, respeto al propio ser. Si los adultos respetan los ritmos vitales de un niño, están protegiendo la pulsión vital y permitiéndole autorregularse por medio de la orientación amorosa y el respeto biopsicológico.

Autoregulación

Capacidad de adaptarse a diferentes situaciones y ambientes, y por lo tanto, saber desarrollarse en dichos contextos. El concepto de autorregulación tiene sus orígenes en la biología y se refiere a la capacidad espontánea y visceral de todo organismo vivo en su busca de equilibrio.